2/23/2009

Mori.

Camino por una vereda simple de barrio, empieza a oscurecer y el cielo se torna de un color levemente anaranjado.
Mi paso relajado y sin preocupaciones... como un dia de domingo.
Unos pasos mas adelante Una joven mujer intenta sacar algo de un
compartimiento alojado en el piso, en la puerta de lo que creo es su casa.
Me acerque sin apuro y educadamente la ayudo, y termino su labor. Cuando al levantar la vista me encuentro con dos personajes que me observan desde un auto que lentamente se desplaza.
El Ford Falcon de color verde agua, con golpes y rayones, bastante maltratado me recuerda la epoca de la dictadura. Triste epoca.
Penetrante la mirada de tal sujeto quien con odio frena el vehiculo.
Automaticamente comprendi que debia irme los mas rapido posible. Cerre esa puerta de rejas y corro a travez del pasillo que parece no terminar hasta llegar a una especie de fabrica, o galpon.

Alguna que otra maquina. A la izquierda una pequeña oficina. un
lugar simple. Algunos operarios me ven atonitos, evidentemente no esperaban verme atravesar su habitat laboral totalmente sumergido en un miedo abrumador.



Siento que el corazon se me va a salir del pecho, me pesan las piernas y me cuesta ver, me cuesta respirar...
Cruzo el espacio central para ocultarme en algun rincon, ya escucho los pasos apresurados en mi retaguardia.
El corazon sigue latiendo acelerado. De repente el aire sale de mis pulmones, mis ojos congelados por la sorpresa al ver que han anticipado mi huida y me retienen violentamente a la voz de:
"a donde vas, pendejo?! veni para aca la concha de tu madre!"
Radical la diferencia de peso y fuerza fisica, mis intentos por liberarme resultan vanos.
Estoy un poco aturdido por todo lo que paso hasta ahora, si bien me privan de mi libertad estoy sentado en una mesa en aquel galpon por el cual intentaba huir rodeados de estos personajes.
Ninguno me dirige la palabra, se limitan a mirarme con una expresion que me aconseja quedarme quieto y obedecer... Entre ellos la camaraderia era natural, un lenguaje obsceno, vulgar y ofensivo era constante.
A mi derecha diviso una salida a un patio, desde ahi puedo ver la terraza de mi casa. La ropa colgada para secarse es la mia, es mi casa. Tendria que arriesgarme a salir corriendo e intentar escapar, pero si fallo?
Entre estos personajes, mis captores, alguien se destaca. Sus ojos chillones y las arrugas en la cara, la forma de hablar y un gorro blanco y verde. Lo conozco, se quien es; lo he visto;
En nuestro ultimo encuentro me ha despojado de mis pertenencias personales en un violento
asalto.
Lo conozco.
En un encuentro anterior supe que fue esta persona el autor material del robo de aquella camioneta que mi padre utilizaba religiosamente para trabajar, y asi darnos de comer todos los dias.
Lo conozco.
Gracias a el vi el llanto de mi creador, el llanto de la impotencia y la desesperacion.
En mi mente una expresion al verlo: Hijo de puta!
Lo conozco.
Aparentemente no sabe quien soy, pero por que me mantienen aca? Por que no me dejaron irme? Como supieron que habia una puerta trasera por donde yo intentaria escapar?
Interrogantes sobran.. Necesito ahora encontrar la forma de salir ahi.

lgunos se levantan de la mesa, en sus asuntos personales los cuales igonoro. Quedan unos pocos quienes gritan y hablan exaltados, con sonrisas realmente pobres de piezas dentales.

Un segundo, nadie me ve.
Un segundo una oportunidad
Un segundo y corri como nunca, la silla aterrizo en el piso a mis espaldas.
Atravieso el porton, mis pies sobre el pasto como relampagos me llevan a mi potencial libertad
No escucho gritos, ni pasos, nada. No me siguieron? No se percataron de mi huida?
La pared no es muy alta y algunos ladrillos rotos me sirvieron de escalera.
Si el corazon pudiera escapar del pecho ya lo hubiera hecho, lo aseguro.
Esconderme en la terraza de mi casa fue el acto seguido a tan desesperante desventura, tenia que esperar que no me encuentren, o que no me busquen, o que alguien me salve.
Que Dios se apiade de mi"-, pense.
Recupero el aliento sentado en el piso.
Desde donde estoy puedo ver el patio que atravece, el porton y parte del galpon de esa fabrica que jamas habia visto en mi vida hasta ese dia. Todo parece calmo y tranquilo, como si nada hubiera pasado jamas y todo haya sido una creacion de mi nutrida imaginacion.
Una mirada panoramica a todo el lugar. La escalera de material que jamas fue terminada, las baldozas de colores gastados del piso de casa, mi mujer con la ropa recien lavada a punto de subir...
A punto de subir.
En mi intento de advertirle que no se acerque a donde estoy escondido veo que mi padre ha guardado durante todo este tiempo aquella puerta trasera de la caja de carga de la camioneta.
Yace oxidada en la terraza de mi casa, a la vista de todos. Totalmente visible desde aquel lugar de donde me vi obligado a escapar.
La sinapsis es increiblemente veloz.

De no ocultarla podria ser vista por aquel personaje que tanto miedo me genero, aquel ladron de mala calidad; aquel oportunista sabria quien soy, sabria que he sido victima su obrar. No tuve mejor idea que levantarme e intentar mover aquella pesada puerta... llamando la atencion
de esos siniestros personajes que parecian haber sido inventados por algun escritor de retorcidos pensamientos.
Arrastre dicho objeto, intentando esconderlo, pero el unico rincon donde podria ponerlo me obliga a pasar por un pasaje donde seria visto desde el patio que tuve que correr unos minutos antes.
Decidi hacerlo lo mas rapido posible, y al hacerlo he quedado mal parado sobre el borde del paredon, perdiendo el equilibrio. Un movimiento agil me permite descender sin lastimarme y aterrizar en el pasto.
Me escondi atras de los restos de lo que fue un auto en algun momento y espiando por sobre el techo oxidado veo que se acercan, apurados, molestos, armados, furiosos.
La sorpresa por escuchar el paso detras mio, y el enojo conmigo mismo por no haberme dado
cuenta de que el mas importante, al menos para mi, de estos mal vivientes yace a mi lado.

Medio giro me permite verlo, a contraluz apuntandome. El intento por alejarme
fue tan rapido como inutil.

El estruendo del cañon y el impacto del proyectil en mi pierna derecha, siento un calor importante y caigo. Los demas llegan y me apuntan. Un segundo de silencio, un segundo de duda, para permitirme caer en consciencia de que ya perdi.
Tiran de los gatillos tantas veces que perdi la cuenta, despues del tercer impacto que recibi
todo se torno negro. No veo.
No puedo moverme, ni escuchar, ni respirar.
Nunca pense que iba a morir asi, tan asustado. Tan inutil, tan impotente.




Notas:
El sueño en realidad sigue, pero las secuencias que continuan son realmente dificiles de explicar y para serles sincero hay muchas cosas que no recuerdo y el relato se tornaria demasiado pobre.
Me resulta interesante que aquella terraza de mi casa, en realidad es un lugar que no vi en mi vida, sin embargo en el sueño (si, es un sueño por si no te diste cuenta) lo reconocia como mi hogar.
Lo que si es real es la camioneta que tenia mi viejo hace unos años, pero nunca se la robaron.
De los personajes que aparecen solo uno es real y reconocido en la vida real, mi actual pareja que en el sueño era mi mujer, o señora. El resto son invenciones de mi imaginacion.

Como siempre recibimos opiniones, criticas, comentarios, etc.


Gracias por leernos.

Atte.
Erec Tortle

2 comentarios:

sol =) dijo...

Es tan increible el poder imaginativo que tenés mi amor u.u
mis sueños son tan chotos.
Sabés que una de las cosas que más amo de vos es tu capacidad para contar las cosas? me encanta, todo termina siendo muy atrapante... (o muy chistoso en su defecto, cuando te ponés a matar gente porque sí).
En fin, besos papu (L)

tamuss dijo...

para mi ke te fumas algo antes de ir a dormir! o te tomas un ayaguasca!
y la flashas!! jaja yo ni en pedo me acuerdo lo ke sueño...tiene ke ser demasiado significativo para ke me acuerde! :P