7/16/2009

Bitacora de un fallecer

La idea de mi partir había paseado por mi cabeza reiteradas ocasiones desde mi infancia, y mas aun al acercarme al inevitable hecho…
Mis últimos pedidos yacen bajo una pila de pendientes en el cajón de la derecha, junto con algunas otras cosas que, obviamente, ya no voy a necesitar.
Nunca entendí el miedo a la muerte, no supe comprenderlo, y aun en estos últimos esfuerzos de mis pulmones por aspirar el pesado aire sigo sereno.

Desde el mas antiguo de mis recuerdos la muerte fue un apéndice muy importante en la vida de las personas, incluso he sido testigo presencial del momento en que se niega algo tan real e imposible de desbandarse como lo es este acontecimiento, que tristeza me causo durante mi vida la ignorancia conciente!
El diagnostico fue certero, frío y sin margen de error vaticino el hombre de capa blanca mi perecer. La lejana mirada hacia el piso de mi mujer no fue reconfortante, menos aun saber que estranguló sus encías para no dejar escapar esa lagrima que reclamaba correr.
Si hay algo que lamento es el desorden que estoy dejando, cuando encuentren lo que queda de mi no soy mas que carne putrefacta, hogar de la fauna cadavérica, que ironía no? Pensar que un cuerpo que yace ya sin vida es en realidad un oasis, miles de pequeñas vidas que van a alimentarse y crecer a costas de mis restos humanos… podríamos decir entonces que mi muerte es la puerta abierta al nacimiento de las alimaña capaces de hacer retorcer de asco con su presencia. Esta pequeña y tal vez retorcida reflexión me lleva inevitablemente a intentar imaginar como es que funciona todo este asunto de las vidas y las muertes? Acaso es el mismísimo Dios en sus glorias quien decide quien parte y quien no? O será acaso la tarea de alguien dedicado específicamente a esto? De todas formas creo que entenderé un poco mas en algunos minutos… no soy impaciente.
Hacer un testamento seria vergonzoso, mi cadáver se sonrojaría cuando al hallarlo mi lista de bienes no sea mayor a diez renglones, así que decidí no gastar tiempo en ello.
Desde mi cómoda posicion veo con claridad toda la habitación, aunque estoy a oscuras la poca claridad que baña la habitación desde la ventana es suficiente.
La puerta cerrada con llave, pero la luz del pasillo la deje prendida. Cuantos pensamientos se arremolinan en mi mente en este momento! Aunque para ser sincero la muerte no es como se cuenta. No hay imágenes de mi vida desfilando delante de mis ojos, ni la gran luz blanca, resplandor celestial. Gran mentira. Y no creo que la camisa colgada en la puerta del armario sea una señal celestial… Debería haber ordenado un poco.
Empiezo a sentirme adormecido, soñoliento. La vista se me ha nublado con tal lentitud que no lo había notado hasta no poder distinguir los objetos a mi alrededor. Sigo esperando el maldito resplandor que no aparece.
Si no hubiera abandonado el vicio del humo hace algunos años estoy seguro que estaría fumando en este momento, el momento es merecedor. Una paz reina en el ambiente de tal manera que me envuelve, me aísla y solo el leve y lejano ruido de algún motor en la calle me recuerda que todavía estoy acá.
Pensar que pase mi vida de una manera tan insignificante me revuelve el estomago. Aquella frase “Plantar un árbol, tener un hijo, leer un libro”. Cosas para hacer antes de morir. Jamás plante un árbol y creo que ya es tarde dado que apenas tengo fuerzas para mantener mis parpados abiertos. Tener un hijo… tener un hijo. Tener un hijo?
Darle paso a una vida, una criatura un niño que se quedaría sin padre prematuramente?
No, gracias- dije.
He leído muchos libros durante mi pasaje en esta tierra de carnes, aunque creo que eso no ya no sirve de nada.
Un dedo frío se pasea por mis piernas como delicada caricia y sigue subiendo. La sensación de que alguien esta parado a un lado de la cama se hizo presente no se en que momento pero ahí esta. Latente. Molesta.
Y el resplandor que no aparece.
No estoy ansioso por fallecer, me gustaría tener tal vez algunos años mas para… para.. no se para que.
El amanecer violentamente entra por la ventana, las cortinas baratas que cuelgan ahí están, inertes e inmutables. No puedo alejar mis pupilas de las puertas del armario, es como si mis ojos ya no quisieran moverse, y morirme con la ultima imagen de una puerta barnizada creo que no es muy alentador. Alentador? Que tipo de aliento necesitaría una persona en estos momentos?
En fin, mi momento esta cada vez más cercano, o al menos debería estarlo! Llevo un tiempo considerable acostado en mi cama, con los pies cruzados y desnudos de zapatos. Me ocupe rigurosamente por mi comodidad. La almohada en su justa posicion y los brazos cruzados me dan un aire de faraón.
Sorpresiva presión en el pecho, si pudiera tal vez haría algún movimiento mecánico e inútil. Levemente la sensación desapareció, como también todo indicio de mi presencia.
Donde esta ese resplandor de mierda?!
Los golpes apresurados en la puerta se hicieron escuchar temprano. Los gritos, el llamado que anticipaba lo sabido. La policía ingreso con el correspondiente permiso y ahí estaba.
A pesar del avanzado estado de la putrefacción reinante y absoluta la leve sonrisa estaba intacta. Sus brazos cruzados sobre su pecho y sin zapatos sobre la cama delataban su total conocimiento y conciencia al momento que su corazón dejo de latir. El aire tan denso como contaminado pinto con expresión de asco las caras de los presentes y el zumbido de las pequeñas vidas que se alimentaban en la habitación dieron un aspecto tétrico, terrorífico y por sobre todo pacifico. Sus ojos abiertos aun parecían relatar alguna historia.
Era imposible respirar en el lugar, el aire demasiado espeso.
Los restos humanos se dejaron ver con detalle cuando abrieron la ventana que estaba totalmente cerrada, y llego entonces ese resplandor celestial que tanto había sido esperado.


Este es el primer cuento escrito despues de haber logrado segun Tortle la homogeneidad, el fluir en la forma de escribir. Fue escrito hace ya casi una semana y por motivos varios he postergado su publicacion y aun hoy les dejo a modo de deuda la imagen prometida. Espero criticas, las pocas personas que lo han leido me han regalado su visto bueno y bastante satisfecho con el resultado final y sin mas rodeos me retiro.
Desde ya GRACIAS a los pocos lectores fieles de este pequeño espacio, esporadico punto de fuga, donde plasmo con paciencia mis pensares.

Atte.
Erec Tortle

6 comentarios:

Maiilenn dijo...

Dios :|
ai Tortle! aunqe no lo creas me lo lei todo .. i detenidamente.
Resultado? Sin palabras.
Comentario? I.N.C.R.E.I.B.L.E.

sool =) dijo...

Ya te dije lo que opino no gordo? es excelente! Me encanta.
Y a vos te amo, y te extraño ¡no sabés cuánto!

PeLa! dijo...

Weno me gusto el relato este pero hay un par de puntos ke no toy de acuerdo, de este mundo nadie se va sin dejar nada, y el momento de la muerte es segun como uno lo vea, en ese momento; valga la redungacia; uno empieza a pensar ke hizo y ke no hizo...
Asi ke no te voy a felicitar por el cuentillo, (POLLNA) x uno ve su final segun como lo vivio asi ke debe haber miles de millones de finales pero fue entretenido x keria saber el final...
Sin mas palabras "¡¡¡lA CONCHA DE PELLA!!!"

SABRINA MARIEL dijo...

morir es tan solo parte de la vida,
morir no es solo el momento en que uno deja de respirar y su corazon no late mas ...morir es terminar un ciclo, es despojarse de un viejo ropaje pasado de moda, morir es tocar fondo y tener el valor de volver a suspirar...
uno muere varias veces en la vida, y aunque no lo creas siempre deja algo...no es un testamento con pertenencias que solo llegan a 10 renglones, no es nada material, no es un arbol, no es un libro...solo se dejan marcas, marcas en la vida de otras personas, marcas que hasta en el mismisimo momento en que estar por suspirar tu ultimo aliento te dibujan una sonrisa...marcas que demuestran que vos exististe...que vos viviste, que representaste algo mas que solo un cuerpo pululando en la atmosfera...
al morir no se te pasa la vida al estilo power point, solo pasan momentos, buenos momentos, momentos que demuestran que valio la pena vivir...
morir no es el fin, morir es empezar de cero...

disfruto leerte...me gusta como pensas...creo que muchas veces comprendo de lo que hablas, porque en el fondo pienso que tenemos cierto parecido...

te amo cochino, te me cuidas...y te leo pronto...

besotes enormes

Erec Tortle dijo...

Hey gracias gente por sus comentarios y criticas aunque la mayoria no comento aca me han llegado y la verdad me sorpende un poco el resultado de este pequeño cuento jejeje Me alegra que haya gustado en general y me sorprende un poco saber que he logrado hacer correr algunas lagrimas tambien [fuck soy tan poderoso!] en fin..

gracias a todos^^

Atte.
Erec Tortle

Anónimo dijo...

me encanta este texto
es uno de los qe mas helada me dejo..y mi reflexion te la di.!
me parecio un tanto tetrico o frio..llamalo como qieras..pero muy realista..
esta espectacular!!!