4/02/2012

06:22

Se arquea el esternón y no es chiste. Crujen costillares. Cada mañana,  al buscar el sueño, no siento latidos, siento golpes. Siento golpes desde adentro.
Me sacuden a veces y la respiración pránica se vuelve utópica. No es ocasión primera. Así como cuando me quemé el pecho y la espalda sin poder hacer nada. Un fuego que no se ve, un ardor ilógico me atravesó, un disparo de cañón en el tórax. Explotaron el fuego y las luces, ardor y calor, guerra sin muertos que velar y una sonrisa cuando creí que era el final de un capitulo que no podía terminar.

Existen ciudades en las nebulosa de un átomo. El escaso peso de este cuerpo gana ausencias con el tiempo.
Una mente desmembró sus asociaciones en conciencia, una filosofía rechazada. Un gesto involuntario y amor tengo miedo.
Aunque el tiempo pasa y no pasa, porque ya no es lo mismo para mi, desde que elegí dejar de empujar las agujas, ya no me intereso en el baile del cuarzo.
Tengo miedo y no lo niego, ni lo peleo.
No creo en la valentía. Simplemente es.

Por momentos me canso de pregonar en vano. Y en momentos como este pido eternidades con cada uno de ustedes para mostrarles que todo puede ser si quieren que así sea. Hablé de caseros evangelios que pocos comprendieron. Hablé de verdades diferentes y peleas por honor con personajes no ficticios. Silbé una tonada que no conocía, una tonada que me dictaba quien me rige mas allá de los luceros. Caigo por momentos en el humano hoyo cavado en el suelo por mis propias huellas, y se que es correcto, porque a pesar de los viajes entre estrellas no deje ser el ser que se equivoca, que llora, a veces ríe. A veces no.

¿Te acordas cuando empece a escribir como necesidad?
Ahí buscame. Y no en cajones, fotos ni trapos perfumados. No voy a voy a quedarme en un solo lugar, por cierto.Te puedo pedir que me prometas algo? De verdad, no hay obligaciones ni compromisos.
Ok... Que así sea entonces.
Recordad que es Otoño. Mi Otoño.

Cada día nublado, cada hojitas cadavéricas pasajera del viento que nos abraza tiene un nombre olvidado, una promesa no cumplida y alguien que lloro de más por no saber vivir. A veces creo que aprendí tarde, aunque soy conocedor de las bibliotecas que ignoro. A veces pienso que no fui suficiente y siendo perfeccionista hasta la auto destrucción me enojo conmigo mismo por incapaz.
Tal vez sea el efecto de mi Otoño. Tal vez no.

Últimamente nada me alcanza y por otro lado no quiero reclamar mas. Se los he dicho muchas veces, mirando como puedo, a los ojos. Todo lo que te pasa es tu culpa, y de nadie mas. Y eso mismo aplico a mis propios ríos subterráneos que fluyen bajo el pavimento de un paso apresurado y sin dudar.
Ironía es amar las lenguas y no logro hacerme entender. Cagate de risa.
Mira mis dibujos, dibuja mis palabras, saborea una mirada perdida involuntariamente y afloja las manos que el viento no tiene oponentes.
Vuelve a mi. Por Amor vuelve a mi.
No busques crucigramas y encriptaciones, no busques sentido, ni justificaciones. No hay excusas ni sonidos que mengüen una serenata lunar sin oyentes.

Me fui a la mierda.
Vine a contar otra cosa, pero siempre es perfecto el cambio así que no reniegues. Afloja la postura y cerra los ojos. Que el silencio te asalte con violencia y que tu propia voz mental te de de comer. Extraño un concierto de violín en especial. Y no hice nada para volver al auditorio. Como dije antes, soy creador de este universo en el que vivo.
Antes era eterno, después volví a nacer.
Vine a hablar de algo con ustedes y espero haber servido a la causa que me trajo. No ansío irme, para ser sincero. Pero si hay una voz a la que jamas he de ignorar es la que dicta con latidos mi futuro e impulsa la verborragica expresión.
Ignore en conveniencia cada una de mis palabras. Cada texto, cada evangelio. Cuando caiga el sol sobre la luna y prenda fuego el cielo usen los ojos sin parpados para ver a donde están. Excedí en ocasiones varias y no quiero hacerlo mas. Es por eso que finalizo ahora mismo, sin despedirme, sin pausas, sin mirar.